El Día Mundial del Medio Ambiente es el vehículo principal de las Naciones Unidas para promover la sensibilización y la adopción de medidas para el medio ambiente.

La Asamblea General de la ONU designó el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente en 1972, marcando el primer día de la histórica Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Humano. Otra resolución adoptada el mismo día dió lugar a la creación del PNUMA. (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) que actúa como catalizador, defensor, educador y facilitador para promover el uso sensato y el desarrollo sostenible del medio ambiente global.

Con los años se ha convertido en una amplia plataforma mundial para la difusión pública que es ampliamente celebrado por las partes interesadas en más de cien países. También sirve como el «día de los pueblos» para hacer algo positivo para el medio ambiente, galvanizando las acciones individuales en un poder colectivo que genera un impacto positivo exponencial en el planeta.

En los últimos años, según datos aportados por el PNUMA, personas de todo el mundo registraron más de 4.000 actividades en 2011 y el sitio web de WED (World Environmental Day) recibió más de 4,25 millones de visitas en 2012.

Este año,  el lema es “Vuelvete salvaje por la vida” (Go wild for life) La lucha contra el tráfico legal de vida silvestre

Actos ilegales como el comercio, la matanza y el contrabando de ciertos seres vivos asociados a los ecosistemas silvestres están provocando que poco a poco desaparezca nuestro patrimonio natural. Además  están  corrompiendo a la par la economía y  los ecosistemas, impulsando el crimen organizado y alimentando la corrupción y la inseguridad en todo el mundo.

Expertos en la materia afirman que es esencial y cambio en nuestros hábitos y comportamientos de modo que la demanda de productos silvestres ilegales disminuya. Además,  una mayor concienciación y acción al respecto empujará a los gobiernos y a los organismos internacionales a introducir y a aplicar leyes más duras y a combatir a aquellos que aún estén dispuestos a romperlas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *